+34 608 391 722 info@dhual.com

El packaging sostenible es una tendencia que, cada vez más se va abriendo camino en el mundo de la distribución y es uno de los elementos que deben tener en cuenta las empresas a la hora de afrontar sus decisiones de marketing.

¿Qué es el packaging?

Bien, empecemos por el principio, porque los que no estéis familiarizados con el lenguaje utilizado en marketing, lleno de anglicismos, aún os preguntaréis de qué estamos hablando. Pues bien, el packaging es lo que en castellano vendría a ser el envasado y empaquetado ¿A que ahora está más claro? 😉

En efecto, el packaging hace referencia a los soportes físicos en los que se presenta un producto y que sirven para presentarlo a los consumidores y para transportalo desde el punto de producción al de venta. Es decir, todo lo que los que hayáis tenido algún contacto con la contabilidad, conocéis como “Envases y Embalajes”.

Dos son, por tanto, los componentes principales del packaging:

  • El soporte directo o envase, que sirve para mantener el producto en condiciones, tiene la finalidad de identificar dicho producto asociando el contenido con la marca, a través de su diseño y el etiquetado y, por supuesto, tiene la finalidad de hacer el producto atractivo.
  • El soporte indirecto o embalaje, que sirve fundamentalmente para el transporte de los envases y cuya finalidad fundamental es la funcionalidad y resistencia.

El packaging es una de las herramientas más poderosas para conseguir la atracción de los clientes hacia un producto a la hora de identificarlo y de crear una imagen de marca. Es casi imposible separar a Coca-Cola de la imagen de sus botellas de cristal, a Heinz de sus envases de ketchup o a Juanola de sus latas.

El Eco-Packaging

Estamos (afortunadamente) en una época en la que todo lo que suene a “eco”, “bio”, “sostenible”, “verde”… es atractivo.

Ya no se trata solo de que el consumo y utilización de productos con estas características sea saludable y respetuoso con el medio ambiente…es que además está de moda.

Las empresas se están sumando a esta corriente, en parte a iniciativa propia, porque han visto un filón y, en parte, empujadas por sus clientes que, cada vez más, les exigen que los envases no solo sean originales, sino además, sostenibles y, si es posible, reciclables.

Ahora, en muchos casos, el elemento diferenciador de un envase o embalaje, no es solo su diseño u originalidad, sino que se valora enormemente su sostenibilidad e impacto para el medio ambiente. Afortunadamente el uso en envases y embalajes de materiales tan dañinos para el medio ambiente como los plásticos, está retrocediendo  en favor de otros materiales más sostenibles (vidrio, cartón, materiales orgánicos…).

Pero es que además, el uso del packaging sostenible no solo puede hacer el producto más atractivo para los consumidores, sino que el diseño de envases más funcionales, que ocupen menos espacio en almacén y se puedan transportar mejor, disminuye los costes de la empresa.

packaging sostenible

Botella de papel 360, creada por Brandimage

Hacia el packaging sostenible

El desarrollo sostenible se asienta sobre tres pilares, la llamada “Regla de las tres erres”: reducir, reutilizar y reciclar. Por ello, podemos decir que consideramos packaging sostenible a todas las técnicas de envasado y embalaje que tengan por objeto reducir el número de residuos, que permitan reutilizar los envases o que utilicen materiales reciclables.

Reutilizar

Sí, conseguir un packaging sostenible es más sencillo de lo que parece y, no solo es una moda actual, sino que en muchos casos, llevamos haciéndolo desde hace mucho sin darnos cuenta. Las botellas de vidrio, además de ser un contenedor óptimo para muchos productos, son reutilizables (por ejemplo, las botellas de Coca-Cola, después de ser utilizadas en los bares, vuelven a la planta para ser reutilizadas más de 30 veces).

Reducir

La segunda forma de conseguir un packaging sostenible es reducir el uso de materiales contaminantes (en favor de materiales reutilizables o reciclables) o bien reducir el número de envases y embalajes.

Esta reducción en el número de envases y embalajes, como os decía más arriba, además reduce costes para la empresa en cuanto al almacenamiento y transporte de los productos. Un adecuado diseño de los envases (por ejemplo, cuadrado en vez de circular) puede hacer que quepan más dentro de los embalajes y se reduzca el uso de estos. También puede hacer que quepan más embalajes en el almacén, se necesiten menos transportes…

auara packaging sostenible agua

Por ejemplo, la marca de agua mineral AUARA, que es todo un ejemplo de empresa social y sostenible, ha creado un diseño cuadrado para sus botellas de agua, de tal modo que en cada palé de transporte caben un 22% más, lo que, además de la reducción en el uso de materiales de embalaje, reduce las emisiones a la atmósfera de los medios de transporte utilizados para la distribución.

Reciclar

Es en este aspecto del reciclado donde la imaginación de las empresas se ha disparado consiguiendo packaging realizados en materiales hasta hace poco inimaginables. Por un lado, las empresas utilizan materiales reciclados para realizar sus envases, como cartón reciclado o, incluso plástico reciclado (como la empresa AUARA, que antes os comentaba, que utiliza PET 100% reciclado, con lo que se reduce hasta un 30% la huella de carbono de cada botella).

Junto a estos, otras empresas utilizan materiales de muy diverso tipo, haciendo que diseño, originalidad y sostenibilidad vayan de la mano para crear una imagen sólida y atractiva de la marca.

Por ejemplo, la marca Wear Panda, que vende gafas y relojes fabricados con bambú y corcho.

packaging sostenible

O TOT, este espectacular diseño de packaging de cartón para tapas orgánicas take away, diseñado por Gloria Kelly que arma su estructura a partir de pliegues.

O esta espectacular taza, que utiliza los posavasos como embalaje.

packaging sostenible

Como veis, hoy día ya no basta con hacer que tu packaging sea idóneo para el producto que contiene y que sea atractivo sino, que dentro de lo posible, sea sostenible.

Apuesta por la sostenibilidad y tus resultados (y, por supuesto el planeta) te lo agradecerán.